jueves, 15 de diciembre de 2016

Caupolicán Peña: "El poeta cantor del Elqui"



Caupolicán Peña Lagos. Nace en la ciudad de Arica. 1955. Reside en la actualidad en La Serena. Nace a la música y la creación literaria en Rivadavia, valle de Elqui. Donde vivió su segunda infancia y juventud. Poemarios publicados: Caupoesía , Rivadavia , Estación Memoria , Esfumada, Algo para la mente Es cofundador de la revista de poesía AÑAÑUCA de La Serena. Crea y dirige la revista de Cultura EL BAGALLO de La Serena. Libros publicados: "Rivadavia, estación de la memoria" Crónicas elquinas. Y "Elqui al universo del valle” Poesía. Pertenece al Colectivo de Poetas Inoxidables de la región de Coquimbo.


Hoy homenajeamos al poeta y músico que ha partido esta tarde despúes de encantar con más de 40 años de trayectoria.

EN LA CARRETERA
Le dije al Chico Beño
Que llevara fuego fósforos, chispero
O un encende Doors...
Para encender las estrellas apagadas
Que encontramos en los caminos.
Dame tiempo. Le it bis! Deja que todo fluya.
Me contestó mi hermano en tres tiempos
Mientras caminamos por la carretera
Y afinaba su rasposa garganta.
Deja que el universo hable por sí sólo. Acotó.
Y en la brevedad posible
Se abrió un "Caminito del indio"
Que nos regaló don Ata.
Bajaron desde las cumbres del Porongo
Las "Vírgenes del Sol"
danzando al viento de los Wairas
Por la quebrada de Uchumi
El cóndor mallku volaba alto por el cielo
De la montaña mágica
Con nuestros sueños en sus alas
Subimos a bordo
De este pájaro cósmico
Planeando galaxias lejanas
Hasta cruzar el horizonte del valle.
Chico Beño prendió el encende Doors
Y se iluminaron las estrellas
Que recogimos en el camino.





JESÚS EN SITUACIÓN DE CALLE.
Discúlpenme.
Pero yo vi al verdadero Jesús
Abandonado, hambriento, flaco.
Indigente.
Durmiendo tapado con unos
Cartones en los jardines de la plaza.
Hipotérmico y azul estaba su cuerpo. Su sangre se le congeló
De tanto hielo consumido.
La gente pasaba indiferente
Lo ignoraba...
Nadie lo miraba.
Él. En su humildad no pedía nada.
Y estaba en situación de calle.
Discúlpenme señores de la Tele.
Hay miles durmiendo en las calles.
Hoy salió un Jesús de yeso.
Lo sacaron a una protesta estudiantil.
Era una imagen de yeso.
Y se llenaron los televisores con sus imágenes quebradas.
Señores y señoras.
Los Jesúes en situación de calle
No son de cartón de yeso.
Son de carne y hueso.
Son de verdad.